Cada 17 de agosto el pueblo argentino conmemora la muerte del General José de San Martín, conocido como el libertador de Perú, un hombre grande que juega un papel fundamental en la historia de latinoamericana y en los destinos de su pueblo. El 17 de agosto es en la actualidad uno de los días feriados de Argentina, un día de reflexión nacional.

El General José de San Martín nació en Argentina el 25 de febrero de 1778. Viaja a España muy joven, donde recibe educación militar destacándose en este sentido como estudiante aventajado. En 1812, San Martín regresa a Argentina y es encomendado por la Junta de gobierno para la formación de un escuadrón de granadas de caballo frente al cual es llamado comandante.

Fundó a mediados de 1812 una filial de la Logia de los Caballeros Racionales, que bautizó con el nombre de Logia Lautaro, con el firme objetivo de «trabajar con sistema y plan en la independencia de la América y su felicidad». Luego de la declaración de independencia de las Provincias de Rio de la Plata es nombrado General en jefe del Ejercito de los Andes, tras lo cual en 1817 inicia el camino para cruzar los Andes hacia Chile.

Este importante estratega militar juega un papel fundamental en Perú, donde Negocia la paz con el Virrey Joaquín de la Pezuela. Luego de ello es declarado Protector del Perú, convoca al Congreso constituyente para integrar las fuerzas de los líderes de la revolución. Fechó su testamento en París el 23 de enero de 1844, en el que deja como única heredera a su hija Mercedes de San Martín, casada con Mariano Balcarce embajador argentino en París.

Una de las más grandes herencias que deja este hombre a su hija, y con ella a la juventud argentina es el legado que confiere por su papel en la liberación de la patria argentina, como también de la chilena y del Perú.

Falleció a la edad de 72 años, a las tres de la tarde del 17 de agosto de 1850. El día de su muerte ha pasado a la historia como uno de los días feriados de Argentina, una fecha de luto que permite a todos los nacionales y a los visitantes conocer la vida de este gran hombre de acción y palabra, ir a los museos, participar de las celebraciones en las instituciones, poner ofrendas y escuchar del legado de uno de los mejores y más dignos baluartes de la patria argentina.